Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Confirmar

Categorías

Newsletter

Soporte en Directo

TIPOS DE CAZA

CAZA MENOR

  • Acuáticas en Invierno
  • Caza al ojeo 
  • Caza a mano
  • Caza con perro
  • Caza con reclamo
  • Caza de la liebre con galgos
  • Caza de la perdiz con reclamo
  • Caza del conejo con hurón
  • Caza del zorzal desde puesto fijo
  • Contrapasa
  • Descaste de conejos
  • El Parany 
  • La media veda

CAZA MAYOR
 

  • Aguardos de Jabalí en verano
  • Batida
  • Caza al aguardo
  • Caza al gancho 
  • Caza al rececho
  • Caza con reclamo
  • Caza de jabalí en invierno
  • Caza en safaris
  • Caza en una reserva nacional
  • La Berrea
  • Montería

MEDIA VEDA


Calor y armas: malos compañeros

Cualquier cazador es consciente, en mayor o menor medida, de lo malo que el calor puede resultar para obtener buenos resultados en una jornada cinegética, pero ¿cómo afectan las altas temperaturas?, ¿qué precauciones hay que tener en cuenta?... son cuestiones que no todos tenemos claras.
Por eso hemos querido dedicar el artículo de este mes de agosto al efecto del calor en el rendimiento balístico de nuestras armas, siendo conscientes de que las altas temperaturas pueden llevarnos a situaciones realmente peligrosas.

Cómo preparar la media veda

Llega la Media Veda, la esperada hora de desempolvar nuestras armas y aprovechar al máximo un periodo que se nos ofrece como el prólogo para la veda general. Saquemos el máximo partido de estos días que para muchos cuentan como etapa de preparación, después de los meses de paro forzoso que ya han pasado.
La media veda se establece con el objetivo principal de aprovechar las especies migratorias que durante el verano nos visitan pero que tras el estío ya habrán regresado a sus países de origen.

La Equipación

A pesar de que el calor será el gran protagonista en estas primeras jornadas de caza de la temporada, no podemos caer en el error de evitarlo con ropas cortas, a no ser que queramos sufrir innumerables picaduras de insectos así como quemaduras por el sol.
Por ello es fundamental llevar una camisa de manga larga; es conveniente, eso sí, que quede holgada para facilitar los movimientos y la transpiración.
Con los pantalones sucede exactamente igual, deben ser largos y cómodos para que nos faciliten cualquier tipo de movimiento que deseemos realizar en nuestras caminatas por el campo.
Hoy en día existen materiales que permiten la perfecta transpiración, con los que se desarrollan prendas especiales para estos periodos.
El sombrero se convierte durante la media veda en un elemento imprescindible. Las insolaciones están a la orden del día y, aunque no se llegue a ese extremo, a nadie le gustará finalizar las últimas horas de la jornada con un agudo dolor de cabeza.
Como calzado nos decantaremos por los de suela antideslizante, teniendo en cuenta que los terrenos secos y la paja suelen ser muy resbaladizos.
Otro elemento que no debe faltar en nuestro equipo es el agua, para nosotros y para nuestro perro. Así las típicas botas o cantimploras se convierten en estos días en el elemento que más se puede ver por el campo.

La puesta a punto del Arma

Durante meses nuestras armas habrán estado paradas, a pesar de que siempre deben ser guardadas en perfecto estado de funcionamiento, después de una buena revisión y limpieza; somos conscientes de que no todos los cazadores están igualmente concienciados en este punto.
Sea como fuere, siempre es conveniente realizar un repaso del estado de las armas en el momento de volver a utilizarlas. Antes de salir al campo hay revisarlas y, por supuesto, limpiarlas convenientemente. A ningún cazador se le escapa que la suciedad, corrosión u otras materias extrañas que se adentran en el arma pueden dificultar su funcionamiento y, en caso de afectar a los cartuchos, provocar riesgo de graves accidentes.
Por todo ello, el capítulo de la limpieza y conservación de las armas y municiones es de gran importancia para tener siempre a punto nuestro material deportivo.
Cualquier cazador debería disponer de una estricta rutina de limpieza, evitando posponerla para otro momento, ya que es más fácil limpiar un arma en caliente que en frío.
Antes de proceder a la limpieza del arma, ésta deberá estar descargada, abierta y sin munición en el depósito. Según su tipo, se efectuará el desarme necesario: retirada del cerrojo, desensamblado de báscula, separación del cañón, etc.
Para la limpieza del arma realizaremos los siguientes pasos (es conveniente hacerlo cada 20/30 disparos):
• Limpieza de las superficies: limpiar con un trapo mojado con agua jabonosa para después secarlas con un trapo limpio. En las metálicas procederemos después a darles una leve capa de aceite fino, que se dejará durante un par de horas, intentado que alcance todos los lugares.
• Pasar un cepillo de bronce con disolvente, por ánima, 20 veces, cuidando que el cepillo salga siempre por la boca.
• Limpiar el cepillo con Metanol.
• Limpiar el ánima con varios parches.
• Si hay señal de latonado (Parches de color verde): repetir el proceso.
• Si no hay latonado, pasar un parche con producto mixto o lubricante si se va a guardar, o bien usar directamente.
En caso de que tengamos la suerte de disponernos a estrenar un arma durante esta media veda, no podemos caer en el error de ser impacientes y querer utilizarla de inmediato, sin realizar un mínimo de mantenimiento preventivo. Todas las armas rayadas deben de realizar un rodaje, si queremos que sean perfectos su precisión y funcionamiento.
El rodaje de una nueva arma se realizará, a ser posible, en una sesión y como máximo en dos o tres. Utilizaremos 100 balas para un rodaje corriente. Se entiende que deben respetase tiempos para que el cañón no alcance temperaturas muy altas. Pero no tenga mucho miedo con el tema, porque a modo de ejemplo, hay competiciones de rifle de grueso calibre en las que se realizan más de 60 disparos en menos de dos horas. Los pasos para el rodaje a seguir es el siguiente:
• En primer lugar, se debe efectuar una limpieza a fondo, para eliminar todo resto de grasa de fábrica, y posteriormente lubricar sin exceso las partes móviles y metálicas, sobre todo las ocultas, preferentemente con antifricción. El cañón se limpiará con parches empapados en disolvente hasta quedar el ánima brillante. En caso de ser necesario, se efectuará varias pasadas de cepillo para ayudar a desincrustar.
• Con un parche empapado de antifricción, se dan 20 pasadas.
• Repetimos el anterior punto dos veces, limpiando con un parche el exceso de liquido.
• Se disparan 5 balas y se limpia el cañón con un parche con disolvente y se pasan 2-3 parches de secado. Se repite el proceso 3 veces.
• Se disparan 10 balas y se limpia. Se repite el proceso 3 veces.
• A los 50-60 disparos, se dan 20 pasadas con un parche y antifricción, limpiando después el exceso.
• Se disparan 20 disparos y se limpia. Se repite el proceso hasta completar 100 balas.
• Si no se va a utilizar de inmediato se pasa un parche con lubricante por el ánima, ya que el disolvente la deja sin protección. Antes de utilizar el arma, debe pasarse un parche para eliminar el exceso de lubricante.

Descaste de Conejos
• Nos encontramos a las puertas de iniciar una nueva temporada cinegética que , como cada año, dará comienzo con una especie otrora reina y en nuestros días en horas bajas: el conejo.

• Con el calor llega el tiempo del descaste, esos días tan largamente esperados, en los que las poblaciones de conejo se multiplican... En unas pocas zonas. Efectivamente, el descaste nace de la necesidad de reducir el número de ejemplares, debido a la explosión demográfica que sucede durante la primavera en cada año. Una sobrepoblación que ataca los cultivos y que ha provocado que la administración conceda autorizaciones de caza en las zonas que son especialmente dañadas.
• Una bendición para el cazador, que le permite conseguir piezas antes de que los efectos del verano provoquen la desaparición masiva de la población de conejos a causa del calor y la mixomatosis. Y es que, por desgracia, cada vez resulta más difícil encontrar conejos durante la temporada de caza, por lo que conviene aprovechar al máximo estos escasos días del descaste, siempre que podamos.

El Perro
• Llega la Media Veda, la esperada hora de desempolvar nuestras armas y aprovechar al máximo un periodo que se nos ofrece como el prólogo para la veda general.

• Todos tratamos de sacar el mayor partido a estos días que para muchos cuentan como etapa de preparación, después de los largos meses de paro forzoso .
• Pero ¿qué ocurre con nuestros perros?, ¿estarán preparados para afrontar una nueva temporada?, ¿qué tal su estado de forma?... Conviene que realicemos un repaso de nuestros animales unos días antes de dar comienzo la Media Veda, un periodo que, por la época en la que se desarrolla, puede resultar realmente problemático para el perro.

La Codorniz
• Pasa el invierno en las cálidas tierras africanas, para después veranear en nuestro país y volver a huir hacia el sur cuando se acerca el frío. La codorniz, un ave que algunos tintan de oportunista, se ha convertido por méritos propios en la Reina de la media veda.

• Se trata de un ave más bien pequeña, sus dimensiones más comunes entre los ejemplares adultos son las que van desde los 15 hasta los 20 cm (5-7 corresponden a la cola). Con un peso que oscila entre los 200 y 250 g y un plumaje de color pardo leonado, más oscuro en el dorso y casi blanco en el vientre.
• Su canto es monótono pero muy sonoro, variando en función de la estación y de la situación en la que se encuentre.
• La codorniz es, sin lugar a dudas, un ave terrestre muy bien dotada para la marcha a pie, por lo que su vuelo no es el adecuado. Suele evitar los lugares donde la vegetación es muy abundante (lo cual entorpecería su huida) y aquellos en los que ésta sea escasa (para poder esconderse).
• Así en primavera y a principios de verano podemos verlas en los campos de cereales y en los prados, mientras cuando el calor más aprieta pasa a habitar en praderas altas. Y por supuesto siempre muestra predilección por las zonas circundantes a lagos o donde habiten saltones o haya cereal.
• Pasa la mayor parte del día en tierra, buscando alimento. Sólo eleva el vuelo en situaciones extremas, cuando aprecia algún peligro, en época de celo o cuando llega el momento de emigrar.
• Además la codorniz es un ave muy voraz, se alimenta tanto de insectos (en verano), como de granos, trigo, centeno, semillas...(fundamentalmente en el otoño).
• En cuanto a su caza, si hay algo que la distingue es la necesidad de que ésta se realice con la máxima paciencia posible, de tal manera que consigamos que nuestro perro sea capaz de batir la mayor cantidad de terreno a nuestro alrededor, sin que en ningún momento llegue a alejarse demasiado. Suele decirse que obtendrá mejores resultados aquel cazador que deje disfrutar al perro por más tiempo.

• Siempre intentaremos cazar de manera que el viento dé de frente al perro, para que pueda olfatear todo lo que por delante de él sucede.
• Durante las primeras horas de la mañana tendremos mayor oportunidad de encontrar codornices si nos acercamos por zonas de rastrojos, arroyos, linderas y en las orillas de cualquier concentración parcelaria.
• Si el rastreo se hace bien, lo más normal es que las codornices que no hayan saltado a nuestro paso se hayan ido desplazando hacia la linde que tengamos delante; el final de la jornada puede ser el mejor momento para la caza. Las codornices saldrán a comer antes de lo habitual, ya que no habrán podido hacerlo por la mañana y podremos cazar a gusto. Por ello es necesario que guardemos fuerzas, tanto las nuestras como las de nuestro perro.
• Teniendo en cuenta que la temporada en la que más se caza esta especie es durante el mes de agosto, las altas temperaturas tan corrientes en esas fechas pueden afectar al perro llegando a anular gran parte de sus fuerzas e incluso su olfato. Por esta razón aconsejamos que las jornadas de caza se dividan en dos partes: desde primeras horas de la mañana hasta las doce del mediodía y por la tarde, a partir de las seis, de esta forma evitamos las horas de más calor del día, que son además las peores para el vuelo de la codorniz. Además es conveniente que se vayan haciendo paradas cada cierto tiempo, para que el perro descanse, buscando para ello lugares en sombra. De esta forma conseguiremos que nuestro animal mantenga un óptimo estado durante toda la cacería.